El gobierno nacional puso a disposición de un millar de pequeñas y medianas empresas aportes no reembolsables por 400 millones de pesos para mejorar su productividad, en el marco del Programa de Asistencia a la Competitividad (PAC) que financia el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Esta asistencia es para cubrir parte de un proyecto de mejora de la productividad y la competitividad de una pyme. Las empresas presentan el proyecto y con este aporte cubrimos el 60%, hasta $ 400.000, y el resto lo desembolsa la pyme”, destacó a la agencia Télam el secretario de Emprendedores y Pymes, Mariano Mayer, quien remarcó que “el objetivo es llegar a 1.000 pymes con este programa”.

Por su parte, el presidente de la Federación Económica de la provincia de Buenos Aires (FEBA), Alberto Kahale, sostuvo a Télam que “es una herramienta muy importante esta que acaba de lanzar el Ministerio de Producción nacional”. “La cifra es importante para una pyme que tiene un proyecto y que hoy no tiene acceso al crédito. Es muy buena esta herramienta”, afirmó Kahale.

En tanto, Mayer explicó que “la asistencia es de impacto rápido”, y subrayó que el aporte ofrecido “es para mejorar la productividad de las pymes, a través de procesos como puede ser la compra de maquinaria o equipamiento asociado a la actividad, la obtención de una certificación de calidad, la incorporación de software, la implementación de sistemas o algún otro plan de mejora, como capacitaciones para el equipo de trabajo”.

Para postularse al programa, la pymes debe contar con más de dos años de actividad económica que pueda ser verificada a través de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), y no superar los montos anuales de ventas según su clasificación.

También hay una línea de aportes similar para emprendedores, que apunta a proyectos innovadores con productos ya probados en el mercado y que tengan menos de dos años de antigüedad.

El trámite se realiza a través de una incubadora que acompañará y asesorará a los emprendedores para aplicar al programa, y recibir financiamiento de hasta el 80% del proyecto para invertir en equipamiento, insumos y asistencia técnica.

“Nosotros la estamos difundiendo, consideramos que puede ayudar a mejorar la productividad y la competitividad de las pymes”, indicó Kahale.

Con la Ley Pyme, que trajo aparejado ventajas impositivas para las pequeñas y medianas empresas, 850.000 de ellas se vieron beneficiadas con 8.600 millones de pesos por pagar menos impuestos.

En ese sentido, las pymes obtuvieron beneficios por 5.100 millones de pesos en el pago del IVA diferido a 90 días; 2.600 millones de pesos otorgados en compensación del impuesto al cheque; y 900 millones de pesos en descuentos del impuesto a las Ganancias por inversiones productivas.

Además, en los 20 meses que lleva el gobierno nacional se otorgaron créditos a las pymes por 13.000 millones de pesos por parte del Banco de Inversiones y Comercio Exterior (BICE), en los distintos programas del Ministerio de Producción.

Fuente: Agencia Télam