En los próximos ocho años, se invertirá en el país 42 mil millones de dólares en proyectos termoeléctricos, hidroeléctricos, nucleares y de energías renovables.

Esto permitirá al país sumar 20.000 MW al sistema interconectado nacional, con lo que en una década el país tendrá una capacidad para ofrecer 54.000 MW.

Así lo indica un relevamiento hecho por la consultora KPMG, según el cual esto implicará una expansion de la capacidad instalada de 58,8%.

Entre las compañías que presentaron proyectos al Gobierno nacional se encuentran YPF, Pampa Energía, Sullair, Albanesi, Isolux, Advance Corp, Enagás, CFEnergía, Araucaria, Enel, EPEC, Rio Energy y SPI Energy, Mega, Emel, SO Energy, Sadesa, Aggreko y Genneia.

El estudio revela que 61% de la energía del país se produce mediante generación termoeléctrica, de lo cual 45% corresponde a centrales térmicas con ciclos combinados. La energía hidráulica está en segundo lugar con 32% y le siguen la nuclear con cinco por ciento y la renovable con dos por ciento. KPMG refleja que entre 2006 y 2016, la demanda de energía aumentó 32%.

“El crecimiento observado en la demanda en la última década, fomentado por el congelamiento tarifario y una estructura de subsidios al consumo, en conjunto al estancamiento de la oferta por la falta de previsibilidad en el ambiente de negocios, de incentivos a la inversión, tarifas bajas y el encarecimiento de los insumos, entre otras causas, ha sido la razón principal de los problemas de abastecimiento eléctrico sufridos por el país”, explica.

En función de este studio, proyecta que la demanda crecerá a una tasa del 3,2% anual promedio entre 2017 y 2025, llegando a los 183.700 GWh, es decir 33 por ciento más respecto a 2016.

 

Fuente: Diario La Voz del Interior