La elección de dicho método de pago le ganó espacio a las tarjetas de crédito y al efectivo en comparación al primer trimestre 2020.

BUENOS AIRES. La Pandemia COVID 19 inició hace un año, en este contexto el medio de pago más utilizado fue la tarjeta de débito, cuyo uso creció 33% en la comparación entre el primer trimestre de 2020 y el primero de este año, según la nueva edición del Índice Prisma Medios de Pago.

“En el primer trimestre se aceleró el aumento del uso de tarjeta de débito y la tarjeta de crédito se estabilizó. La irrupción de la pandemia catapultó el uso de la tarjeta de débito, que creció 33% en la comparación anual, ganándole espacio al efectivo”, comentó Julián Ballarino, head de Relaciones Institucionales de Prisma Medios de Pago.

Según demuestran los datos la pandemia hizo que los consumidores evitaran endeudarse y el efectivo y las tarjetas de crédito fueron quedando relegados. La estadística indica que el uso del débito creció 33% en los primeros tres meses de este año contra el mismo lapso de 2020. Y también creció, aunque con menor énfasis, con relación al cuarto trimestre de 2020. En este último caso el aumento fue de 7,78%, pese a que los últimos meses del año suelen tener niveles de consumo más elevados por las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

El uso de las tarjetas de crédito, en cambio, casi no varió contra el último trimestre de 2020 y subió 3,88% contra el primero del año pasado. De todos modos, estas cifras mostraron cierta recuperación en este segmento, ya que venía cayendo de manera sostenida, tanto por cambios de hábitos como por la falta de interés de los bancos motivada por descontento con el nivel de las comisiones y los plazos de pago, tal como informó Ámbito en su momento.

En el primer trimestre de 2020 las tarjetas de crédito representaban el 58,5% del total de transacciones, mientras que las de débito eran el 38,6% de la torta. En el primer trimestre de este año, el crédito es el 51% del total, en tanto que el débito representa el 46%. El resto corresponde a tarjetas prepagas, con casi 3% del total.

Este comportamiento se reflejó también en la variación de tarjetas activas con transacciones (las que fueron utilizadas al menos una vez en los últimos 3 meses). En el primer trimestre el débito creció 6,6% interanual, mientras que el crédito retrocedió 4,2%.

FUENTE: minutouno.com